BIENVENIDOS A "EL BAÚL DE MINERVA", quédate si te gusta lo que ves, me harás muy feliz si me dejas un comentario.
gadgets para blogger

AVISO

TODAS LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG, HAN SIDO COGIDAS DE INTERNET

SI ALGUNA NO PUEDE ESTAR AQUÍ, ME LO COMUNICAN Y SERÁ RETIRADA DE INMEDIATO.

GRACIAS

…Y por mis venas, poesía

Para la música del blog para poder oir el audio

sábado, 28 de septiembre de 2019

HUELLAS


Hoy contemplé las huellas de mis pasos
las que dejé a lo largo del camino
concesiones que el tiempo hizo conmigo.

Unas eran reflejos del cansancio
que siente el alma cuando está dormida,
asustada, llorosa o dolorida.

Algunas me llevaban al pasado
a una niñez perdida y no olvidada
eran las huellas de duendes y de hadas.

Otras, las más comunes entre todas
con formas de rosados corazones
las de mi época dorada y mis amores.

Algunas huellas junto a otras pequeñitas
que andaban pasos cortos e inseguros
los pasos de los hijos al venir al mundo.

Después llegaron las de tonos oscuros
cargadas del dolor de lo acabado
cuando se va el amor de nuestro lado.

Hoy mis pasos son lentos y seguros
con huellas firmes y a la vez livianas
tranquilos pasos que andan mi presente
serenos pasos que  anuncian mi mañana.

Julia L. Pomposo


sábado, 21 de septiembre de 2019

EL ROBLE DEL JARDÍN



La noche pasada, la tormenta había sido imponente y no había parado de nevar hasta bien entrada la madrugada, ahora un gélido y cortante viento azotaba las ramas del viejo roble que ocupaba gran parte de nuestro pequeño jardín.
El viejo y frondoso roble que había plantado mi abuelo un siglo atrás y en el que podría decirse que estaba escrita la historia de mi vida, ya que muchos de los momentos más importantes de ella, habían ocurrido al amparo de sus ramas.  Sobre su copa, mi hermano y yo, solíamos jugar de pequeños, sintiéndonos Robinson y Viernes o Tarzán y Jane, incluso habíamos construido una endeble y destartalada cabaña entre sus ramas, que crujía alarmantemente cada vez que subíamos y bajábamos de ella.

           Seguí creciendo a su sombra y durante mi adolescencia su vieja corteza se fue tatuando con sangrantes corazones atravesados por una flecha, eso si, siempre con distintas iniciales, dependiendo de como se llamase el "noviete" de turno. Años más tarde sirvió de decorado de fondo para la foto oficial de mi boda y que aún hoy, preside la chimenea del salón.
               Bajo su manto protector, solía colocar la cuna-moisés de mi bebé, al resguardo de los rayos del sol en las cálidas tardes de primavera, mientras que yo me dedicaba a enredar entre las margaritas y azaleas del jardín. También bajo el viejo roble descansaba, hacía dos años ya, mi querido amigo Pucky, el bonachón San Bernardo que me había acompañado fielmente durante dieciséis años, sin otro objetivo en su vida que el de adorarme, con ese amor leal y totalmente desinteresado que solo un perro es capaz de dar.
             Y a su sombra protectora continúo sentándome hoy día en las tardes soleadas para dar un merecido descanso a mi pobre osamenta mientras que mi mirada se pierde en la distancia y mis recuerdos, como hoy, vuelan libres.

             Siempre he pensado que algún día, cuando me llegue la hora de partir, me gustaría descansar al abrigo de sus ramas para poder enredarme entre sus raíces y fundirnos en uno solo, Pucky, el roble y yo.
              De pronto un intenso resplandor seguido de un trueno, rompieron el hilo de mis pensamientos. Había estado tan absorta divagando por mis recuerdos, que no había notado que la tormenta había vuelto con más furia y más truenos y relámpagos  que el día anterior. Solo tuve el tiempo justo para mirar por la cristalera del salón y ver como un rayo partía en dos a mi viejo y querido roble.Y mientras lo veía caer herido de muerte, una lágrima se deslizó por mi mejilla y sentí  como al mismo tiempo dentro de mi, algo se moría con él.

Julia L. Pomposo,

domingo, 15 de septiembre de 2019

ENTRE FOGONES



Entre fogones, cazuelas y los pucheros de barro,
anda la abuela enredando
Pone un chorrito de aceite, ahora pela unas patatas
y al mortero con los ajos.

Llora cual la Magdalena cuando pela las cebollas
y poco a poco de magia, se va llenando la olla.
Cuando la suerte lo quiere, cae algún trozo de carne,
pero siempre sabe a gloria
¡Que son tiempos de postguerra
y la gente tiene hambre!

En la casa huele a gachas, a cocina castellana
y el aroma de las migas se escapa por la ventana,
cocina de los conventos, de esa que aprendió de moza
cuando lavaba la ropa, a los monjes de la loma

El mantel de flores rojas, por ella antaño bordado,
de blanca loza los platos, desconchados por los años.
Ya está el vino en el porrón y el pan cortado en la cesta.
¡Vamos niños, a comer, qué ya está la mesa puesta!

                     Julia L. Pomposo


sábado, 7 de septiembre de 2019

EL MUNDO TE ESTÁ ESPERANDO

Ya llega el caballo blanco
corriendo despavorido
arrastrando en su carrera
a quién se lleva consigo.

Bájate de ese caballo
no lo montes, no es tu amigo
el solo conoce esclavos
víctimas de su destino.

No dejes que se apodere
de tu vida y de tus sueños
es maligno y posesivo
se convertirá en tu dueño.

No te dejes engañar,
no caigas en el abismo,
todo lo que el puede darte
es falso y es destructivo.

Vendrán días de amargura
desesperación y olvido
solo vivirás para él
y por él, seguirás vivo.

Hasta acabar esa lucha
donde siempre gana el mismo,
donde unos gramos de mas
ponen fin a tu castigo.

Olvida al caballo blanco
es un garañón maldito
que destruye a quién lo monta
o se cruza en su camino.

Ahora que aún estás a tiempo
apéate del caballo
y no entres en el Infierno
que el mundo te está esperando.

Julia L. Pomposo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ENTRADAS POPULARES